Los precios y las carencias de la oferta turística lastran al sector

El turismo, segÚn todos los indicadores, es el sector que mejor le estÁ plantando cara a la crisis. Cada vez llegan mÁs viajeros, este verano se ha registrado un rÉcord de turistas extranjeros y la ocupaciÓn ha experimentado tambiÉn un crecimiento. Sin embargo, los empresarios no estÁn satisfechos con estos datos y en los Últimos meses se han quejado de la falta de rentabilidad de sus negocios pese a los buenos informes que otorgan los organismos oficiales. La AsociaciÓn de Hosteleros de CÓrdoba (Hostecor) ha insistido en los Últimos meses en que Éste estÁ siendo un aÑo “muy complicado para el sector” y que es posible que al finalizar el ejercicio se produzcan algunos cierres. ¿QuÉ pasa entonces para que los nÚmeros oficiales no consigan satisfacer a los empresarios? SegÚn la informaciÓn que ha recabado El DÍa, los dos puntos dÉbiles mejores maceteros para plantas el turismo son los altos precios hoteleros y las carencias de una oferta turÍstica mÁs amplia que haga que los viajeros se queden mÁs de una noche. En estos momentos la estancia media en CÓrdoba es la mÁs baja de AndalucÍa y se sitÚa en 1,6 dÍas.

Empezando por las tarifas, segÚn el sondeo realizado por este periÓdico, CÓrdoba tiene los precios hoteleros mÁs caros que Sevilla y Granada, las dos provincias que son competencia directa a nivel turÍstico. AsÍ, alojarse en un hotel de cuatro estrellas una noche de un fin de semana cuesta una media de 100,7 euros en rÉgimen de sÓlo alojamiento. Una habitaciÓn de similares caracterÍsticas costarÍa unos 90 euros en Sevilla y 87 en Granada. La situaciÓn se repite si se opta por la opciÓn mÁs econÓmica de un establecimiento con una categorÍa de tres estrellas. En este caso, segÚn la informaciÓn recabada, la estancia durante una noche se sitÚa en CÓrdoba en 98 euros mientras que en Sevilla el precio medio es de 87 euros y en Granada la tarifa baja hasta los 80, sÓlo alojamiento. En el apartado de los hoteles de lujo, los precios son mÁs similares entre las provincias y pasar una noche en un establecimiento de cinco estrellas se sitÚa en los 300 euros, aunque hay casos en los que las tarifas se elevan hasta los 500 euros. En el caso de Toledo, otra provincia competidora de CÓrdoba como destino turÍstico cultural, el precio medio de una habitaciÓn se encuentra en 75 euros en los hoteles de cuatro estrellas y 68 los de tres.

El hecho de que provincias cercanas como Sevilla y Granada cuenten con unas tarifas mÁs econÓmicas juega en contra del turismo cordobÉs. En el caso concreto de la capital andaluza, la conexiÓn estÁ a sÓlo 45 minutos en tren y esto supone que muchos turistas establezcan su residencia vacacional allÍ o en Granada y CÓrdoba sea la eterna “ciudad de paso”. TambiÉn otro dato que hay que tener en cuenta para entender la diferencia de precios. La provincia cordobesa tiene la menor oferta hotelera de AndalucÍa y cuenta sÓlo con 7.464 plazas segÚn datos de la Junta. Granada multiplica esta cantidad hasta las 27.791 camas y Sevilla se queda con 25.443. Una mayor oferta trae mÁs competencia y podrÍa suponer una bajada de los precios entre establecimientos, pero el debate de la ampliaciÓn de la planta hotelera siempre ha contado con una fuerte oposiciÓn en CÓrdoba. La Junta ha expresado en alguna ocasiÓn la necesidad que tiene la provincia de contar con un mayor nÚmero de alojamientos, ya que los establecimientos se colapsan en algunas fechas seÑaladas. Los responsables de los hoteles han mostrado una postura radicalmente opuesta, pues consideran que la oferta es adecuada a la demanda.

Por otra parte, la falta de establecimientos de alta gama siempre ha sido uno de los puntos dÉbiles del turismo cordobÉs, pues se restringe en cierta medida la llegada de un segmento de turistas de alto poder adquisitivo. De esta opiniÓn es el vicedecano de FormaciÓn AcadÉmica y profesor de EconomÍa Aplicada de la Universidad de CÓrdoba (UCO) Fernando Lara, quien asegura que CÓrdoba tiene una carencia en ese segmento y que habrÍa que tener en cuenta si la capital tiene suficiente demanda para ampliar la oferta hotelera en otras categorÍas. Lara advirtiÓ de que serÍa un error tener mÁs plazas “si el grado de ocupaciÓn es corto” y asegurÓ que en los establecimientos de mayor nivel “se ha progresado mucho”.

Otro de los puntos en los que se insiste siempre es en la necesidad de contar con una oferta turÍstica amplia que permite incrementar el nÚmero de pernoctaciones y hacer que los turistas permanezcan mÁs tiempo. Este es el eterno problema de una provincia que basa su desarrollo econÓmico en el turismo. El patrimonio y la riqueza cultural de CÓrdoba son dos puntos incuestionables, pero la aplicaciÓn de este potencial al turismo es algo que siempre ha estado en entredicho. Lara reconociÓ que “se estÁn haciendo esfuerzos” tanto por parte de la iniciativa privada como de las administraciones pÚblicas en las tareas de promociÓn pero, aÚn asÍ, “no dejamos de ser ciudad de paso”. En los Últimos aÑos la atenciÓn se ha centrado en crear productos turÍsticos nocturnos, como la visita a la Mezquita-Catedral o al AlcÁzar de los Reyes Cristianos. Sin embargo, el profesor de la UCO no cree que el objetivo se deba dirigir a ese tipo de oferta, sino que lo ideal serÍa crear una programaciÓn tambiÉn durante el dÍa que permita al visitante quedarse mÁs tiempo. Lara hizo una reflexiÓn acerca de Granada, ciudad en la que “se necesita un dÍa para ver la Alhambra”, lo que obliga al viajero a pernoctar. En su opiniÓn, las tareas de marketing deberÍan dirigirse a establecer actividades “que se prolonguen durante un dÍa entero” porque no vale sÓlo con la oferta nocturna. “La visita a la Mezquita o la Noche Blanca del Flamenco no deja de ser sÓlo una oportunidad, hay que vender todo lo que tiene CÓrdoba con propuestas durante el dÍa que hagan que el viajero quiera quedarse mÁs tiempo”, asegurÓ el profesor. Imprescindible en este punto tambiÉn es hacer realidad la “buena intenciÓn” que siempre destacan las administraciones de pomocionar CÓrdoba y provincia.

Lara reconociÓ que el turismo estÁ resistiendo porque, pese a la crisis, las familias siguen destinando parte de sus rentas al ocio y, ademÁs, el gran aliado del sector en estos momentos es el viajero extranjero que no ha sufrido tanta merma de su poder adquisitivo. En el terreno nacional, los turistas buscan un destino cercano y recortan en el nÚmero de dÍas y, en ese caso, CÓrdoba es un destino perfecto para acaparar a ese segmento por la cercanÍa con muchas ciudades gracias a las conexiones de tren. Sin embargo, para conseguir un liderazgo que sitÚe a CÓrdoba como referente hay que romper esa tendencia de ciudad paso y erigirse como destino fundamental en el triÁngulo que la conecta con CÓrdoba y Sevilla.

Leave a Reply

Close Menu
×
×

Cart